Consejos para aprender a hablar japonés

¿Te gustaría poder entender japonés sin dificultad y aprender la pronunciación de las palabras japonesas?

Aunque parezca un idioma difícil o incluso imposible de dominar, con un buen curso y mucha motivación puedes lograr aprenderlo. Aunque ahora solo veas al japoonés como un conjunto de iconos sin sentido, cuyo significado solo se puede adivinar, toma de ejemplo a los propios nativos de este país: por algo se conoce a los japoneses por su diligencia, su esmero y su consideración. Es conveniente que aprendas japonés tú mismo siguiendo su ejemplo.

Tabla de contenidos

5 datos sorprendentes sobre la lengua japonesa

  1. En este idioma solo hay dos tiempos: pasado y presente. Observa el contexto: te ayudará a reconocer el tiempo futuro.
  2. El plural tampoco existe en esta lengua. El contexto también suele ayudar. Pero a veces hay que especificar el número por separado.
  3. En cierto modo, si dominas alguna lengua extranjera como el inglés o el alemán, te será más fácil aprender a hablar japonés, puesto a que hay muchas palabras cogidas de esos idiomas.
  4. Un mismo carácter japonés puede tener varios significados diferentes (como nuestros homónimos, pero aquí los significados pueden ser mucho más de dos).
  5. ¿Sabías que el vocabulario «mínimo» tiene una cifra muy concreta? Se calcula que hay que aprender 2136 jeroglíficos. Te ayudarán a expresarte en situaciones cotidianas y a leer carteles, periódicos o menús, cosas que nos rodean a diario.

5 razones para empezar a aprender japonés desde cero

Viajar libremente

Imagina lo bonito que sería viajar a Japón y poder entenderlo todo. Sin tener ningún problema para comunicarse con los lugareños, hacer nuevos amigos y evitar perderse en el laberinto de la cultura oriental.

Estudiar o trabajar

Está claro que, para algunos programas y trabajos, con saber inglés ya basta. Pero las posibilidades de ser elegido aumentarán en gran medida si se domina la lengua nacional. Incluso algunos cursos (por ejemplo, el desarrollo de juegos de ordenador o la creación de animación japonesa) sólo se imparten a un alto nivel en Japón.

Cambio de residencia

¿Podrías irte a vivir a Japón? Aunque hayas respondido «sí» con certeza, ¿tienes en cuenta que en este caso hay que aprender a comunicarte por todos los medios?

Amistad y romance

Los interesados en la cultura oriental seguramente estarían encantados de hacer amigos «in situ», a los que podrían preguntar de todo, e incluso visitar… ¿O tal vez tener la suerte de encontrar un alma gemela?

Aumentar el autoestima

Dominar un idioma tan difícil como el japonés es algo de lo que hay que estar orgulloso, y una oportunidad de decirte a ti mismo que estás haciendo un gran trabajo.

5 rasgos de pronunciación japonesa

Un montón de imitaciones de sonido

Vuelve a surgir el tema de los préstamos. Los japoneses adoptan muchas palabras pero no pueden repetirlas perfectamente. Como resultado, las palabras cambian tan significativamente que los sonidos sólo se parecen vagamente a los originales.

«L» o «R», esa es la cuestión

No hay diferencia entre los sonidos. Para un japonés que los pronuncie, pueden cambiar dependiendo de lo fácil que le resulte. Lo más común es que sea «r» y no haya ninguna «l». Sin embargo, la pronunciación en este caso es algo complicada.

Las vocales japonesas

La longitud de la pronunciación no sólo determina la forma de hablar, la belleza y la fluidez del idioma, sino que también afecta al significado de la palabra. Si una vocal es larga, la alargas (aproximadamente el doble de lo que estás acostumbrado). Si una vocal es corta la pronuncias lo más rápido y claro posible.

Múltiples significados de un solo carácter

Ya hemos hablado de la diferencia de significado, pero eso es, como se dice, «la mitad del problema». Un mismo carácter japonés puede tener hasta 10-15 significados distintos con diferentes acepciones. No te alarmes, simplemente tenlo en cuenta cuando estudies el idioma.

Falta de capacidad de lectura

La lectura no debe confundirse con el significado y la imagen del carácter, ya que es un tercer elemento independiente e inherente al carácter japonés.

Consejos para aprender a hablar japonés

Aprender a leer

Intenta leer en voz alta y asegúrate de que utilizas la entonación correcta y subes y bajas la voz como si estuvieras dando un discurso desde un atril o hablando en un escenario. Esto te ayudará a desarrollar el tono y el vocabulario adecuados de inmediato.

Escuchar mucho

No puedes adivinar la pronunciación. Ten siempre a mano el texto que has leído en un archivo de audio, así como un diccionario y un cuaderno para anotar las palabras nuevas.

Trata de hablar

Empieza con las frases más sencillas y cortas. Luego, cuando ganes confianza, haz que las expresiones sean cada vez más comunes: conviértelas en una frase única y compleja, añade detalles. Puedes parlotear en japonés cuando estés ocupado haciendo algo o ponerte delante de un espejo y representar escenas y diálogos, hablando por turnos para ti o para el «interlocutor». A pesar de ello, tarde o temprano tendrás que empezar a hablar no sólo contigo mismo, sino también con otras personas (nuestro objetivo, como recordamos, es hacer precisamente eso). Podrás conocer a personas afines que también han dado el paso, o incluso arriesgarte a conversar con un nativo.

Esperamos que nuestros consejos te hayan ayudado a orientarte en el complicado mundo del japonés y que pronto lo empieces a estudiar en una curso, con amigos afines o en casa por tu cuenta. Y si no estás preparado para hacerlo por tu cuenta pero te da vergüenza estudiar en grupo, ¿por qué no pruebas un curso individual? Seguro que será igual de divertido.

Comparte tu aprecio