Lo que las aplicaciones de idiomas no pueden enseñarte

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las alternativas más obvias a las clases tradicionales con un profesor son aplicaciones especialmente diseñadas para el aprendizaje de idiomas. Es verdad que detrás de los materiales didácticos hay lingüistas expertos que proporcionan una inmersión en la lengua que después se puede utilizar en la comunicación con otras personas. Aplicaciones como Babbel hasta han llegado al punto de personalizar sus cursos dependiendo de la lengua materna del estudiante. Así un español está aprendiendo italiano de manera diferente a la que lo haría un polaco. ¿Es genial, no? ¿Qué más se puede pedir?

Pues, por muy útil que sea aprender un nuevo sistema de escritura o entender las frases básicas, es sólo una pequeña parte de dominar un idioma. El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER) es un estándar común para la evaluación aproximada de la fluidez. Los seis niveles del MCER son necesariamente amplios y pueden solaparse ligeramente. Puede visitar este enlace para saber más detalles sobre los contenidos de cada nivel, pero pero aquí tienes una (muy) breve descripción de lo que significa cada uno:

  • En el nivel A1, los estudiantes deben conocer frases básicas, ser capaces de presentarse y hacer preguntas personales sencillas.
  • El nivel A2 incluye la comprensión de expresiones comunes.
  • El nivel B1 comienza a ofrecer ideas más complejas.
  • El nivel B2 supone que los hablantes nativos pueden conversar con ellos sin esfuerzo.
  • Por último, un hablante de nivel C1 debe ser capaz de comunicarse con flexibilidad en entornos sociales, profesionales y académicos.
  • C2, el nivel más alto, supone que el alumno «puede comprender fácilmente casi todo lo que ha oído o leído».

Por si no fuera ya obvio, las aplicaciones lingüísticas simplemente no pueden llevar a alguien al nivel C2 o incluso a acercarse a él por sí solas. Sencillamente, no hay lecciones que puedan enseñarle, por ejemplo, a mantener una conversación compleja sobre normas bancarias, astrofísica o cualquier otra área de su competencia.

La principal desventaja de este tipo de aplicaciones es que te dan un vector de aprendizaje del que a menudo no puedes alejarte. Esto es especialmente cierto en el caso de Duolingo. No se puede ir «fuera del entorno», y tampoco se puede practicar con una persona viva.

Algunas aplicaciones también tienen dificultades para enseñar una gramática compleja. En japonés, por ejemplo, un pequeño ejemplo, las «partículas» son las partes principales de una frase que muestran cómo se relacionan las palabras en una oración. Suelen escribirse con los mismos símbolos que se utilizan para deletrear las palabras, como la «a», que es a la vez una letra, pero también una palabra separada, lo que puede resultar confuso, ya que el japonés no utiliza espacios entre las palabras y los símbolos.

A menudo, Duolingo se limita a soltar una nueva partícula sin una explicación detallada de lo que hace, o incluso de que se trata de una partícula. Memrise maneja esto un poco mejor, con lecciones sobre cómo funcionan ciertas partículas y la gramática, pero es útil tener lecciones externas, un profesor, lo mejor de todo, un hablante nativo para ayudar a explicar algunos de los matices sutiles de la gramática del idioma.

Las aplicaciones lingüísticas también se enfrentan a algunos de los aspectos tácitos de la comunicación lingüística. Centrándonos de nuevo en el japonés, existen diferentes niveles de formalidad y cortesía que determinan la forma que debe adoptar una palabra en función de la relación con el interlocutor. Así, por ejemplo, puedes utilizar una forma de frase cuando hablas con un amigo, y una versión más formal cuando hablas con tu jefe.

Además, el lenguaje corporal y la postura pueden afectar en gran medida a la percepción de su discurso, y las aplicaciones lingüísticas no suelen tenerlo en cuenta. Aunque la comprensión del lenguaje corporal no es un requisito para ningún nivel del MCER, es difícil mantener una conversación sin una comprensión general de los gestos. Varían de una cultura a otra, y es la información no verbal la que sabemos que recibimos en gran medida.

Pero lo más importante es que las aplicaciones lingüísticas no son personas. Parece una observación obvia, pero el objetivo de aprender un idioma es comunicarse con otras personas. Conocer palabras sueltas y construcciones léxicas no es suficiente para hablar de competencia lingüística. Puedes volver arriba y comprobar las descripciones de los niveles. Según el sistema del MCER, no estás ni siquiera a mitad de camino.

Por eso, aplicaciones como Duolingo son buenas para empezar. Puedes proponerte un reto, descubrir el idioma y detectar tus puntos fuertes y débiles. Los programas de aprendizaje de idiomas extranjeros, por sí solas, no te enseñarán el idioma. Sólo pueden ser una herramienta junto con otras, la más importante de las cuales son las clases con un profesor.

Comparte tu aprecio